WeCan_blog_veterinario_010

Mascotas: ansiedad por separación

Después de estos meses de confinamiento en que hemos estado en casa las 24h del día junto a nuestros peludos, nos estamos encontrando en nuestra clínica veterinaria muchos casos de ansiedad por separación según nos vamos incorporando al trabajo y demás rutinas, lo que implica que de nuevo nuestros animales tienen que volver a pasar un tiempo solos en casa y algunos están reaccionando muy mal. Aunque lo hemos detectado más en cachorros, que por las circunstancias vividas ahora sienten que lo normal es estar siempre acompañados, esta situación de ansiedad la están padeciendo incluso animales adultos que nunca habían tenido ese problema.

Esta situación de ansiedad puede tener un mal pronóstico si no se pone remedio a tiempo, porque el problema se puede intensificar debido a una serie de circunstancias y aparecer cada vez con más frecuencia. Algunas de ellas son :

  • que el problema aparezca en el animal adulto.
  • que haya pasado mucho tiempo desde el inicio de la situación de ansiedad.
  • que exista otro problema de conducta añadido.
  • que el propietario no esté dispuesto a colaborar en el tratamiento.

La ansiedad por separación puede revertirse con un tratamiento que hace que el pronóstico sea bueno en el 75-80% de los casos. El tratamiento tiene una parte de terapia de comportamiento y otra, no siempre necesaria, medicamentosa.

Sobre todo, es muy importante saber lo que no funciona en este problema:

No funciona el castigo, porque aumenta la ansiedad y además no puede haber asociación entre el castigo y una conducta que no sabemos cuanto tiempo hace que ha sucedido. Recompensas y castigos son eficaces si hay  una asociación con la conducta que se quiere reforzar o evitar y para ello el tiempo transcurrido entre la conducta y la recompensa o el castigo debe ser de escasos segundos.

Aún con todo, las técnicas de castigo suelen ser poco recomendables ya que pueden potenciar la aparición de otros problemas de conducta, como el miedo o la agresividad.

No funciona encerrar al perro en una habitación o ponerle bozal, en la mayoría de los casos aumentará su ansiedad.

No funciona dejar encendida la radio o la televisión, el objeto de apego, que es el propietario, se va igualmente y el animal puede terminar asociando la radio o la televisión con la salida, sirviendo de señal de anticipación.

El objetivo de la terapia es estimular la independencia de la mascota y conseguir la habituación disminuyendo la ansiedad.

1º.- Es imprescindible no reforzar la conducta de ansiedad, para ello:

  • No recompenses a tu peludo cuando manifieste un estado de ansiedad, es decir, no le hagas caso; en ese momento, se le ignorará.  
  • Los momentos críticos suelen ser el de salir y entrar en casa. Al prepararte para salir, no le prestes atención, mejor no decirle nada. Al volver a casa no le prestes atención hasta que se calme.
  • Los juegos debeis iniciarlos siempre los propietarios, cuando veáis que vuestro animal está tranquilo.
  • No castigarle por los destrozos, micciones o defecaciones que haya podido realizar en casa, siendo preferible no limpiarlos en presencia de la mascota. En este caso, si ha elegido un sitio no adecuado en concreto para orinar o defecar bloquea en la medida de lo posible, el acceso a esa zona, impidiéndole entrar o bien desanimándole a hacerlo… Cuanto mayor sea el número de veces que ha realizado el hecho, mayor es la probabilidad de que se convierta en un hábito a lo largo del tiempo, así que intenta que esa zona pierda atractivo para él, dándole de comer en su interior o dejando el cacharro del agua, por ejemplo, o bien utiliza un repelente con olor a limón o menta que convierta el olor de la superficie en “ofensivo” para tu mascota (busca el olor que le desagrada mediante ensayo-error).

2º.- Hay que facilitar la habituación de tu peludo a vuestras salidas, para ello:

  • Cambia la rutina del orden que sigues habitualmente al prepararte para salir, para que no pueda anticipar tu salida.
  • Simula salidas poniéndote la chaqueta o jugando con las llaves, en distintos momentos del día, sin salir de casa.
  • Proporcionarle juguetes estimulantes que lo mantengan ocupado, como los tipo Krong, en los que se introduce comida. Dáselos en momentos distintos y un rato antes de la salida, para evitar la asociación entre el juguete y tu partida.  

Sabemos que es complicado, sabemos que te vas a sentir mal a veces, sabemos que puede resultar un poco duro al principio pero es la mejor manera de recuperar una convivencia tranquila y que pueda disfrutar de ella tanto vuestra mascota como vosotros.

Hay que hacerle ver que aunque se le “disperse el rebaño” todos van a volver y que no pasa nada por quedarse en casa solo mientras esto ocurre.

Comparte

Contacto

DATOS DE CONTACTO

C/ Dragonera 5
28290. Las Rozas. Madrid

Tef.  91 631 84  95

HORARIO

Lunes – Viernes:
11:00 – 14:00  |  17:00 – 20:00

Sábados:
11:00 – 14:00

URGENCIAS

En caso de urgencia fuera del horario, te atenderán en el Centro de Urgencias Veterinarias Las Rozas (Avda. de la Coruña 42 – 91 637 32 05)

NEWSLETTER

Suscríbete y no te pierdas ninguna de nuestras novedades.