WeCan_blog_veterinario_019

Esterilización en perros y gatos: una buena decisión

La esterilización de nuestras mascotas es un procedimiento de gran importancia para ellos, ya que está demostrado que conlleva muchas ventajas tanto en machos como en hembras.

En el caso de los machos se realiza la extirpación de los testículos, mientras que en las hembras se extirpan el útero y los ovarios, pero en ambos casos, la recuperación es muy rápida y satisfactoria.

Está estudiado y comprobado que las mascotas esterilizadas tienen una vida más saludable y un 20% más longeva que las no esterilizadas.

Perros

  • Se evitan problemas de comportamiento territorial y de dominación que van vinculados al carácter del animal y a ciertos problemas de ansiedad o inseguridad que pueden padecer: todo esto se ve muy acentuado por las subidas de los niveles de hormonas sexuales en sangre, sobre todo cuando detectan hembras en celo, o bien por la presencia de otros machos dominantes. Con la esterilización, se evitan situaciones como que quieran escaparse cuando detectan hembras en celo, que dejen de comer, que estén muy nerviosos, irascibles, …
  • Se previenen tumores testiculares y prostáticos.
  • Se evita la hiperplasia de próstata que afecta a más del 80% de perros no castrados y mayores de 6 años; es una patología que les produce dificultad en la defecación, dolor, predisposición a infecciones urinarias y de la propia próstata (prostatitis).

Gatos

  • Evitamos el marcaje territorial con orina en casa al no detectar hembras en celo. También van a perder el interés de pelear con otros machos “por ellas” para mostrar su superioridad, con lo que tendrán menos problemas de heridas y regresos a casa “maltrechos”. Al evitar estas peleas – muy importante, también – están menos expuestos a contraer enfermedades infecciosas, como la inmunodeficiencia o leucemia.

Perras

Está comprobado que la esterilización temprana previene la aparición de tumores de mama que en las perras son malignos en un porcentaje mayor del 60%!

El Grupo de Especialistas Veterinarios en Oncología recomienda de hecho la esterilización con más de tres meses y menos de un año, ya que cuanto más tarde se realice, menos porcentaje de protección. Además:

  • Se evitan infecciones uterinas (piómetras).
  • Se evitan tumores de ovario y útero.
  • Se evitan las pseudogestaciones ,que hacen pasarlo realmente mal a algunas perritas.
  • Se evitan camadas no deseadas.
  • Se evitan también problemas de agresividad durante el celo.

Gatas

  • Al igual que en las perritas, se previenen los tumores de mama, que en el caso de las gatas son malignos en un 90% y muy agresivos.
  • Se evitan camadas no deseadas.
  • Se evitan infecciones uterinas.
  • Se evita el comportamiento de maullido constante característico del celo de las gatitas.

En todos los casos, además la esterilización nos permite un mejor control de enfermedades como la epilepsia o la diabetes que se pueden producir en ambos sexos.

¿Cuándo?

Lo ideal y recomendable en todos los casos, es que la esterilización se realice entre los 4 y 6 meses en los gatos, 6 y 9 meses en los perros, 6 y 7 meses en las gatas y entre los 4 y 8 meses en las perras, aunque esto no es matemático: dependerá también de las circunstancias y características de cada animal, pero en general es lo recomendable.

En cuanto a las falsas creencias sobre lo que puede ocurrir a nuestros peludos después de esterilizarles, queremos hacer hincapié en las siguientes:

NO tienen por qué engordar después de la cirugía.

Esto es algo que depende mucho de cada paciente, pero no existe una relación directa de causa y efecto entre esterilizar y aumentar de peso. La actividad sexual disminuye drásticamente y esto hace que necesiten gastar menos energía, pero esto no significa que tengan que engordar… Si engordan, probablemente es porque comen más de lo que necesitan, o ingieren más calorías de las que queman por hacer ejercicio insuficiente.

Por ello, sí es importante controlar el peso después de la esterilización, darles un pienso  adecuado a su nueva situación y proporcionarles ratos de juego y actividad diaria.

No engorda la esterilización, sino la falta de actividad y una dieta inadecuada.

Tampoco les va a cambiar su carácter o personalidad.

Continuarán igual de juguetones, cariñosos, pachones o “ariscos” que eran antes de la cirugía. Lo que se modifica son las conductas relacionadas con las hormonas sexuales, ya no estarán revolucionados por éstas y en cambio sí estarán más centrados.

Esperamos haber aclarado todas vuestras dudas y miedos sobre este tema.

En definitiva, esterilizando a tu peludo o peluda, estás tomando la mejor decisión para su salud y bienestar y recuerda que favorece el que esté más tiempo contigo.

Comparte

Contacto

DATOS DE CONTACTO

C/ Dragonera 5
28290. Las Rozas. Madrid

Tef.  91 631 84  95

HORARIO

Lunes – Viernes:
11:00 – 14:00  |  17:00 – 20:00

Sábados:
11:00 – 14:00

URGENCIAS

En caso de urgencia fuera del horario, te atenderán en el Centro de Urgencias Veterinarias Las Rozas (Avda. de la Coruña 42 – 91 637 32 05)

NEWSLETTER

Suscríbete y no te pierdas ninguna de nuestras novedades.