WeCan_blog_veterinario_013

Cómo afecta el otoño a nuestros gatos y perros

Al igual que nos ocurre a nosotros, el cambio de estación influye en nuestros peludos: en su actividad física, en su pelaje, en el humor… A unos puede afectarles más que a otros dependiendo de varios factores como la edad, estado de salud y el propio carácter de cada uno.

Caída de pelo

Una de las primeras cosas que vamos a notar en otoño es la caída del pelo: van deshaciéndose del pelo fino del verano para dejar paso a un pelo más grueso y tupido para el invierno. En esta época del año, es importante dedicarle tiempo a un buen cepillado para retirar el pelo muerto: si no puede ser diariamente, sí dos o tres días a la semana, al menos al principio de la estación, que es cuando más se nota y se produce la mayor caída.

Aquí agradeceremos haber acostumbrado a nuestro peludo de cachorrete al cepillado ya que no siempre les resulta placentero y podemos tener alguna que otra “discusión” con ellos.

En el caso de los gatos siempre serán ellos los que tengan la última palabra sobre si nos dejan o no cepillarles, teniendo en cuenta que si no hay mucha colaboración por su parte  deberemos estar hábiles y hacerlo lo más rápido y efectivo posible, pues en los mininos el cepillado se hace imprescindible, especialmente en las razas de pelo largo.

También puede ser un buen momento para llevarle a la peluquería y si es necesario hacerle un corte y saneamiento de pelo, antes de que lleguen los rigores del invierno.

Bajada de temperaturas

Otro de los factores a tener en cuenta en otoño es la bajada de las temperaturas: hay razas pequeñas de pelo corto como los chihuahuas, a los que le cuesta mantener su temperatura y debido a su pequeña superficie corporal, “se les escapa” el calor, igual que le ocurre a los galgos, por ejemplo,  que pese a ser grandes tienen muy poca grasa corporal y son muy frioleros… En estos casos,  podemos ponerles un abrigo que les ayuda a mantener su calor corporal. En el resto de peludos, no existe tanto la necesidad fisiológica de protegerse del frío, por lo que el abrigo ya es más una cuestión de gustos…

Alimentación

La alimentación es otro punto importante ya que con la llegada del otoño y los primeros fríos , nuestros peludos tienden a comer más para mantener su temperatura corporal y sus  necesidades energéticas, pero….Es un aspecto que debemos controlar para evitar la obesidad.

Hay que proporcionarles una dieta equilibrada y acorde a las características y circunstancias de cada uno (según vivan dentro de casa , en el jardín, el ejercicio diario que realicen… ) .En este sentido es importante ofrecerles una alimentación de calidad o PREMIUM. Si tienes dudas, puedes llevarlo a la clínica para pesarle y recibir asesoramiento sobre la mejor opción para su alimentación: tipo de comida, cantidad, tomas, etc.

Ejercicio diario

Aunque apetece menos salir no debemos descuidar los paseos ya que el ejercicio diario no sólo es bueno para su peso sino para su bienestar y equilibrio mental. Hay que mantenerlos activos físicamente, intentar mantener al menos un paseo largo al día; incluso si se tiene espacio y tiempo, en casa también se le puede mantener con cierta actividad.

En el caso de los gatos, puedes dedicarle un rato al día para interactuar con él, o proporcionarle juguetes, o esconderle la comida y que tenga que “trabajar” para encontrarla… Los minínos se vuelven muy caseros y perezosos con el frío y hay que mantenerles activos.

«Resfriados»

También es época de “resfriados” , ya que mientras el organismo se adapta a la nueva estación , es frecuente que haya una bajada de defensas y los virus y bacterias están ahí, deseosos de aprovechar la ocasión para atacar, así que si comienza a toser, estornudar o le ves apático o alicaído lo mejor es que acudas a la clínica veterinaria para poder valorar su estado y poner el tratamiento adecuado. Como medidas preventivas, lo mejor es secarle bien cuando lleguen de la calle si está lloviendo, procurar que no beba agua muy fría, evitar corrientes de frío en casa y aprovechar para vacunarle frente a la laringotraqueitis canina, más conocida como gripe canina o tos de las perreras.

Los gatos también tienen su gripe y también es importante vacunarlos como medida preventiva, especialmente si son cachorros, para proporcionarles la mayor protección posible.

Huesos y articulaciones

Finalmente, en esta época es importante vigilar de cerca, sobre todo en los animales mayores sus huesos y articulaciones ya que el cambio de temperatura afecta especialmente a los que sufren artrosis, produciendo rigidez y dolor. Siempre es aconsejable acudir al veterinario para valorar esas articulaciones y ver cual es el tratamiento más adecuado para nuestro abuelete.

Con los correctos cuidados preventivos de salud, el otoño puede ser una estación muy placentera para toda la familia. Y si tenéis cualquier consulta, no dudéis en contactar o acudir a la clínica para tranquilidad y seguridad de todos. Mejor prevenir que curar!

Comparte

Contacto

DATOS DE CONTACTO

C/ Dragonera 5
28290. Las Rozas. Madrid

Tef.  91 631 84  95

HORARIO

Lunes – Viernes:
11:00 – 14:00  |  17:00 – 20:00

Sábados:
11:00 – 14:00

URGENCIAS

En caso de urgencia fuera del horario, te atenderán en el Centro de Urgencias Veterinarias Las Rozas (Avda. de la Coruña 42 – 91 637 32 05)

NEWSLETTER

Suscríbete y no te pierdas ninguna de nuestras novedades.