WeCan_blog_veterinario_030_F

Gripe felina

Ya os hemos hablado anteriormente de la gripe canina y ahora, queremos que conozcáis  la gripe felina, que realmente se llama Rinotraqueitis Felina, ya que no la provoca el virus de la gripe, sino otros distintos que son el Herpes virus felino (FHV) y el Calicivirus felino (FCV). La enfermedad producida por el Herpes virus (FHV) suele ser más grave y aunque haya una buena recuperación, pueden quedar secuelas como una rinitis crónica. La enfermedad producida por el Calicivirus (FCV) suele provocar un cuadro respiratorio moderado.

La Rinotraqueitis Felina es una enfermedad respiratoria frecuente, muy contagiosa y que puede llegar a ser muy grave. No sólo afecta a nuestros gatos domésticos, también a otros miembros de la familia felina.

Los más afectados son los gatitos, los gatos abueletes, los que por algún motivo están inmunodeprimidos y los que no están vacunados.

La sintomatología en la mayoría de los casos comienza con estornudos, pérdida de apetito, apatía, mocos, lagrimeo, conjuntivitis, y puede haber fiebre o úlceras bucales.

El contagio se produce por contacto directo entre gato sano y gato enfermo, a través de los estornudos, lágrimas y mocos, o porque haya contacto con el virus presente en el ambiente, como puede ser en la ropa,  comederos,  camitas o cualquier objeto que haya podido estar en contacto con las secreciones del gato enfermo y también, por contacto con un gato portador, que es el que no tiene síntomas pero que elimina el virus,  una vía de contagio difícil de controlar!!

La mayoría de los gatos que han sufrido rinotraqueitis se convierten además en portadores: un gato portador no suele mostrar signos de enfermedad, pero sí pueden contagiar a otros gatos a través de su saliva, lágrimas y secreciones nasales.

El Calicivirus en estos gatos, se excreta de forma continua pero solo durante un periodo relativamente corto de tiempo después de la recuperación; sin embargo el Herpes virus, se excreta de forma intermitente, generalmente en periodos en los que el gato está sometido a estrés y si lo han padecido, se convierten en gatos portadores de por vida!!

No existe un tratamiento específico frente a estos virus, por lo que hay que tratar de mantener el buen estado general del paciente, evitar las infecciones bacterianas secundarias – que pueden complicar mucho el pronóstico –  con antibióticos, en muchos casos es necesaria la hospitalización porque estos pacientes se deshidratan y necesitan suero para reponer líquidos y electrolitos, además de una alimentación adecuada si aparecen las aftas bucales, es decir, un tratamiento de soporte para favorecer que el propio organismo sea capaz de vencer la enfermedad.

Precisamente porque no hay un tratamiento específico, llegamos a nuestra premisa de siempre….. la prevención resulta el medio más efectivo para proteger a nuestros gatetes y en este caso, la mejor forma de prevenir esta enfermedad es mediante la vacunación: debemos vacunar a todos los gatos, ya sean de piso o de jardín. La vacuna estimula el sistema inmunitario del gato y le ayuda a luchar contra la infección para que no haya sintomatología  y en definitiva para que estén con nosotros sanos y contentos, el mayor tiempo posible.

Comparte

Contacto

DATOS DE CONTACTO

C/ Dragonera 5
28290. Las Rozas. Madrid

Tef.  91 631 84  95

HORARIO

Lunes – Viernes:
11:00 – 14:00  |  17:00 – 20:00

Sábados:
11:00 – 14:00

URGENCIAS

En caso de urgencia fuera del horario, te atenderán en el Centro de Urgencias Veterinarias Las Rozas (Avda. de la Coruña 42 – 91 637 32 05)

NEWSLETTER

Suscríbete y no te pierdas ninguna de nuestras novedades.