WeCan_blog_veterinario_024_F

Filariosis o enfermedad del gusano del corazón

Filariosis en perros

La Filariosis también conocida como enfermedad del gusano del corazón, es producida por un parásito –  la filaria, cuyas formas adultas se instalan en la parte derecha del corazón.

La Filaria se transmite por la picadura de mosquitos de determinados géneros –  no de cualquier mosquito, de tal forma que cuando un mosquito pica a un perro infectado, se va a llevar en su boca con la sangre del perro el parásito en estado larvario  y cuando ese mosquito pique a otro perro, le inoculará en su sangre esas larvas.

Son larvas muy pequeñas que sólo pueden verse al microscopio y que van pasando por diferentes estadios de desarrollo en su recorrido por el torrente circulatorio hacia el corazón donde, después de un tiempo determinado (normalmente unos 6 meses)  terminan  convirtiéndose en gusanos adultos que pueden llegar a medir hasta 30 cm.

En este recorrido se van a ir produciendo reacciones inflamatorias y daños internos en el perro que van a ser muy difíciles de reparar. Los gusanos adultos se alojan en el lado derecho del corazón y las hembras además, generan microfilarias, es decir, larvas pequeñitas que circulan en la sangre y que son las que se lleva el mosquito en su boca cuando pica a un animal infestado, para transmitirle la enfermedad a otro perro … Así se completa el ciclo.

La sintomatología depende en parte del número de gusanos que estén provocando la infestación, pero al inicio de la enfermedad normalmente no hay síntomas, y hay perros que aún estando infestados no manifiestan sintomatología. Cuando ésta aparece, normalmente la enfermedad ya está muy avanzada.

Los síntomas suelen ser cardiorespiratorios (toses, fatiga, cansancio…) e incluso puede sobrevenir una muerte súbita ya que si hay muchos gusanos, pueden obstruir el flujo sanguíneo y desprenderse, produciendo trombos.

Debes saber que la filariosis ya no se limita a zonas concretas den nuestra geografía como ocurría hace unos años (Cádiz, Huelva, Canarias, Tarragona…) Con el tiempo se ha ido extendiendo por la Península y ya podemos encontrarnos casos en prácticamente cualquier comunidad autónoma. Cada vez viajamos más con nuestros peludos y existe mayor probabilidad de “llevar y traer” las enfermedades endémicas de cada zona. Además las estaciones son cada vez más cálidas y se prolongan más y el invierno es más suave, con picos de temperatura que favorecen la presencia de los mosquitos. Por si fuera poco, también han aparecido especies de mosquitos que se han apuntado a la transmisión de esta enfermedad como es el caso del mosquito tigre, que tiene el agravante de que mientras los mosquitos “clásicos” vuelan al amanecer y al anochecer, el tigre vuela durante todo el día, con lo que ello significa.

Con el lema de “Mejor Prevenir que Curar” y sabiendo que esta enfermedad se puede prevenir de forma segura, te recomendamos proteger a tu peludo con un tratamiento preventivo. Previamente tendremos que hacer un sencillo análisis de sangre para testar que no haya habido contacto con el parásito, ya que en caso de ser positivo, el tratamiento curativo es totalmente diferente. Es muy  importante tener en cuenta que se trata de una enfermedad muy peligrosa para nuestros perretes, cuyo tratamiento es complicado, doloroso y costoso, y que en muchas ocasiones quedan secuelas, mientras que si aplicamos el tratamiento preventivo podemos salvarle la vida.

Filariosis en gatos

La Filariosis también afecta a los gatos, aunque en ellos es una enfermedad de difícil diagnóstico que necesita de varias pruebas. La transmisión es también a través de “mosquitos” y los signos clínicos que aparecen con mayor frecuencia son respiratorios.

En el caso de nuestros gatos una sola filaria adulta es suficiente para producirle la muerte. No obstante hay gatos que son asintomáticos y que parecen tolerar bien la infestación e incluso llegar a superarla espontáneamente, pero en cualquier caso, el pronóstico siempre es reservado.

A diferencia del perro, no es recomendable en el gato el tratamiento de los parásitos adultos por el elevado número de tromboembolismos pulmonares y shocks anafilácticos que produce y sólo el tratamiento preventivo es eficaz para controlar la enfermedad.

Para la prevención tienes diferentes opciones, pero la que te recomendamos por su eficacia  son unas pipetas trimestrales que se ponen en la piel con las que les tendremos protegidos todo el año frente a los mosquitos transmisores de la enfermedad. Pregúntanos si tienes dudas pues no todas las pipetas protegen igual y frente a todo.

Comparte

Contacto

DATOS DE CONTACTO

C/ Dragonera 5
28290. Las Rozas. Madrid

Tef.  91 631 84  95

HORARIO

Lunes – Viernes:
11:00 – 14:00  |  17:00 – 20:00

Sábados:
11:00 – 14:00

URGENCIAS

En caso de urgencia fuera del horario, te atenderán en el Centro de Urgencias Veterinarias Las Rozas (Avda. de la Coruña 42 – 91 637 32 05)

NEWSLETTER

Suscríbete y no te pierdas ninguna de nuestras novedades.